Archive for the ‘Healthcare’ Category

Mi Sobrina tuvo un niño   Leave a comment

Spanish FridayIt’s Spanish Friday again, readers.  I hope you enjoy this post.   English version of post here.

Hoy será el cuarto día que vamos al Hospital Nacional de Nueva Concepción.  Martes dejé mi sobrina ahí, a las 3 de la tarde, porque ella tenía dolores empezando a las 1 de la mañana, y decidimos a llevarle al hospital mejor.

Hace días la Carmen tenia lista su “mochilla,” para llevar al hospital con todo de sus necesidades mientras estar allí, y allí estábamos, juntándola para el gran momento.

Lo bueno es que no era tan precisa; aunque sentía dolores no eran tan fuertes todavía.  Llegamos con tiempo.   Le dirigió a la Carmen a un cuarto de examenes.  El Doctor le chequeo y le decía que parece empezará a dar luz en la madrugada.   “Hmm,” yo le decía a ella, “faltan muchas horas.” (solo eran las 2 de la tarde cuando el doctor le decia eso).

Mientras esperar, una enfermera me llevó a la mesa de información al frente del hospital para buscar las tarjetas de visita.  Dan dos tarjetas a cada familia.  Luego me hicieron firmar un papel como testigo y de ella.    Llegó el momento llevarle ella a la sala de partos.   Un trabajador del hospital caminaba con nosotras y cuando llegamos a la puerta el me dijo, “Solo hasta aquí.  Ud. No puede entrar en la sala de partos.”  Le di un abrazo a Carmen y le dije “Buena Suerte!”

Estaban dos hombres enfrente de la sala de partos.  Uno de ellos, pobrecito, me explicó que el había pasado tres días en el Hospital esperando a su esposo tener su bebe, él dormía por bancos dentro del hospital y solo salió una vez.  El viaje es mas que una hora por cada lado, en bus, y aunque no puede estar en la sala de partos, parece que él no quiere perder el momento de estar allí cuando nazca el bebe.  Que buen esposo.    El me preguntó si mi sobrina “Es Primeriza?”  “Si,” le conté a EL, es la primer niño va a tener.  De la mía también, me decía.

Miercoles:  Llamamos al hospital el próximo día, y me dijeron que llame de nuevo después de la una.  Hable de nuevo con ellos, y me dijeron que ya tuvo el niño y estaba en recuperación.   Mi cuñada y yo anduvimos por el hospital por la segunda hora de visita, a las 4 de la tarde.  Lastimosamente, no pudimos ver a la Carmen.  La hicieron cesárea, y no estuvo lista tener visita.

Robé esta foto de ella; lo siento Carmen, no podía resistir.

Jueves:  Me fui por el hospital de nuevo, pero sola.  Mi cuñada no podía ir por estar enferma.  Cuando llegue a la área de recuperación de mamas, vi la Carmen dormida con su niño nuevo.

Carmen estaba en un cuarto grande con 5 otras mujeres, todas esperando dar luz.  Casi todas estaban muy cerca de dar luz, menos una, que tenia 2 meses de embarazo, y no podía comer sin enfermar cada vez.  Me noté un momento muy bonito.  Los papas de una mujer joven estaban visitándole a ella.  La joven acabó de bañar, y su mama estaba peinándole el pelo de su hija – tiene pelo muy bonito.  Yo podía ver que la mama le cuida muy bien de ella, quizás le adora a ella.  Como Americanos, somos tan independientes que casi no se ve cosas así, como mamas peinando el pelo de su hija adulta.  No era nada de fea.  Era bien cariñosa, y me gustó.  Había un plato de comida por le mesa a la par de la cama de Carmen.  Las otras mujeres me decían, dígale ella que coma su comida, tiene que bajar la leche.  Eso hice, pero Carmen no quería mucha comida.    Estaba muy cansada, muy fuera de normal, y parecía un poco drogada.  Me daba lastima sabiendo que la rajaran así, tan joven (solo tiene 16 años) como es.

Pues, Carmen me explicaba la historia de su parto.   Como el doctor decía el martes, Carmen empezó a dar luz alrededor de la una de la mañana.   Pero no la atendieron, me decía, y solo había una enfermera con ella durante esas horas.  Me decía que empujaba mucho, pero en niño no bajaba.  Estaban dos doctores, uno que quería hacer el parto cesárea, y el otro, no.  El que no quería cesárea intentó a empujar el niño por abajo, pero no podía ayudarle a ella.  En el fin, Carmen me dijo, la hicieron la cesárea a las 4 de la tarde.  Que raro, pensé yo, porque cuando hablé con alguien del hospital poco después de las 2 de la tarde, me dijeron que ya tenia el niño.   Quizás ya decidieron hacerle la cesárea.

De todas maneras la mama y su niño nuevo, que se llama “Andy” estaban bien.   Nos mudamos a otro cuarto después, donde estaban 5 otras mujeres con recién nacidos.   Yo pasaba un rato mas allí, fascinada con el bebe tan pequeño.  Lo bueno es que parece contento.  Carmen me dice que tiene ojos grises, pero no los podía ver – mientra que estuve allí, nunca los abrió.   Creo que Andy no va a ser chillón, no lloró mucho dentro aquella hora y media que pasé con ellos.

Viernes la vamos a traer a la Carmen y Andy para la casa.

A Trip to the Clinic   2 comments

We went to the clinic just out of the neighborhood and down the road in Obrajuelo to see about a back pain Irene has been having for several days, and Don Cleto for some minor issues. Both Irene and Don Cleto got all gussied up for our short journey. Irene wetted her hair down, combed it all out and twirled her loose pony tail into a coil; Cleto wore his pale colored straw hat and brown leather shoes for the occasion.

When we got to the clinic we were lucky, no one was there but the two women on staff; instant service.

The visit did not go without the requisite questions or comments that often come; the nurses asking how do I like it in El Salvador, surprised how well I speak Spanish, and gee what a big deal it is I would move all the way here, isn’t my husband lucky to have me. (Oh how I wished he were there to hear that!).

In the waiting room, I became engaged  at a poster about breastfeeding; it was very educational, with photos, information and advice. Every poster in the clinic was about healthcare for children, breastfeeding, or family nutrition, and all of the posters had either the USAID symbol in the left corner or the UNICEF one on the right.

Conspiracy theories say USAID is a “front for the CIA”. Maybe so, but from what I observed today, they’re doing at least a bit of good in El Salvador.

Hospital Security in El Salvador   2 comments

We went to the hospital today to pick up my sister-in-law, whose baby was treated for an infection.  Security at the hospital is very different from what you’d see in the U.S.  It was quite curious. Each patient is allowed just 2 visitors at a time during visiting hours.  There is a rot-iron gate in front of the hospital, with an armed security guard who lets cars and people in, and checks your purse or bag before you go in. Apparently, carrying firearms is prevalent enough in El Salvador that it warrants a sign at the hospital security station stating: “Please leave your firearm in the caseta (security hut).”

Posted January 3, 2010 by El Salvador from the Inside in Firearms, Healthcare

Tagged with ,

%d bloggers like this: